Restauración vs. Vandalismo

El artista Raúl González, titular de la empresa que se encargo de la restauración de todos los monumentos de la ciudad, se refiere al constante ataque al que se ven expuestas estas obras en distintos espacios públicos de Paraná.



Durante el año 2014, y parte del 2015, el municipio encaro un gran trabajo de recuperación de los monumentos de la ciudad a través de la empresa Art Restauro de Raul Gonzalez.

Los monumentos de la ciudad recuperaron su brillo y su esplendor gracias al trabajo de esta empresa contratada precisamente por la Municipalidad de Parana.

Lamentablemente, diversos hechos vandálicos, fueron volviendo los monumentos a su estado anterior de dejadez, de abandono, de desidia, pero no, esta vez, porque las autoridades no se encargaron de ello, sino porque ciudadanos desaprensivos, totalmente carentes de educación, de cultura y de conocimiento, se dedicaron a ensuciar hermosas obras escultóricas, símbolos y patrimonios de la ciudad con total impunidad.

El último gran atentado contra estas obras, que movilizo a toda la ciudadanía paranaense, fue sobre uno de los más queridos símbolos paranaenses: el yaguareté, ubicado en la costanera media de nuestro Parque Urquiza.

La obra que le demando al municipio, y a la población, el gasto de aproximadamente $45.000 ($15.000 de restauración y $30.000 en la construcción de la base del monumento), fue dañada con pintura por un grupo de jóvenes que no solo arruinaron la escultura sino además también la base realizada en costosos materiales.

Consultado al respecto, Raúl González, nos da su opinión sobre estos hechos acaecidos con el sentimiento no solo del artista restaurador, sino también como el de un ciudadano mas de Paraná: “La obra de restauración implica una aproximación a la pieza desde muchos lugares, esto nos permite también valorar una obra con otros elementos, la historia es una combinación compleja, luego de una tarea difícil, cuidada, con un soporte de investigación donde intervino un equipo, da mucha bronca e impotencia encontrarla dañada así como así, solo por un capricho, ya que no existe móvil que lo justifique, y da bronca…

Ya anteriormente retiramos otros grafitis, no solo del yaguareté, también del yacare, la fuente del ferrocarril, en su momento el cóndor y el lado positivo de todo esto es que, en general, la gente se manifiesta en contra, nadie es indiferente, la mayoría de la gente se expresa y valora cada uno a su manera nuestros patrimonios, que por cierto tenemos muchos y de altísima calidad artística, el mismo yaguareté es un ejemplo.

El lado negativo es que sigue existiendo un grupo, siempre minoritario que expresa su necesidad de ser escuchado transgrediendo , quiero cree que no existe en quienes dañan los monumentos un real conocimiento del daño, pero una travesura como esta en otros lugares tiene consecuencias para quien lo hace, tal vez debamos llevar este tema mas a fondo y ver el conjunto del problema, la pieza dañada es el final del caño por decirlo, tal vez tendremos que trabajar mas en la construcción de conciencia, brindar elementos para valoración, incluir recorridos con escuelas y difundir las historias de cada una de estas obras, muchas interesantísimas. Sinceramente creo que es posible generar este tipo de cambios aportando sumando construyendo no enrejando o aislando.”

Sobre su ultimo punto le preguntamos a Gonzalez que opinaba sobre el haber retirado las rejas de los monumentos y si estaba a favor o en contra de esto y nos respondio: “La mayoría de los emplazamientos cuentan con un diseño espacial pensado para integrarse no solo al espacio urbano sino para generar recorridos, puntos de vista, encuentros con la obra, encuentros de muchas maneras sentarnos a conversar por ejemplo, a charlas etc. Si colocamos rejas interrumpimos esa dinámica para la cual fue construido el emplazamiento.

Finalmente nos expresó: “La tarea de restaurar un patrimonio histórico es un punto de partida que debemos continuar con otras acciones como mantenimiento ya que en general todas las superficies por su exposición al medio ambiente sufren degradaciones, estos son nuestros viejitos de la arquitectura y el arte y hay que asistirlo”