Se mantiene el ritmo de trabajos en las obras viales de la zona este

En avenida Don Bosco se avanza en la construcción de los nuevos cordones cunetas entre Alfredo Salcerini y Rondeau; y en Blas Parera, se ejecutan dos frente de trabajo: en la intersección con Churruarín, y entre Churruarín y Salustiano Zavalía.


A buen ritmo, en concordancia con los plazos establecidos en los pliegos de licitación establecidos por la Municipalidad de Paraná, avanzan las obras de ensanche de las avenidas Blas Parera y Don Bosco, en la zona este de la capital provincial.

Las transformaciones de ambos enlaces viales troncales, a partir de la ampliación de la calzada de circulación y de la construcción de nuevos desagües pluviales y sistemas de drenajes, tienen un avance superior al 50% en el caso de Blas Parera, y menor en Don Bosco.

En el caso de Don Bosco, concluyó la relocalización de las cañerías distribuidoras de gas naturales y la concreción de las nuevas conexiones domiciliarias, que retrasaron la marcha de los trabajos. En estos días se avanza en la finalización de los cordones cunetas –acera norte– para el ensanche en el tramo entre Alfredo Salcerini y Rondeau.

Las obras avanzan con cortes de tránsito totales durante la jornada laboral, por lo que se instrumentan desvíos por las arterias lindantes.
En Blas Parera se realizan distintos trabajos, en dos sectores. Por un lado, en el tramo desde Churruarín hacia el norte, se concluyó la colocación de la carpeta asfáltica de la nueva traza vial que eliminó la peligrosa curva existente, y se trabaja en el hormigonado en la unión de las calles. Al mismo tiempo, se concretan las últimas tareas de rellenada del arroyo Colorado –entubado– que permitirá a esa populosa zona contar con un nuevo y amplio espacio verde a ambos costados de la avenida.

Asimismo, otro frente de obra tiene a cargo el desmonte y construcción de nuevos cordones cunetas para ampliar la calzada en el tramo desde Churruarín hacia el sur, que actualmente llega hasta Salustiano Zavalía.

Las dos obras representan una inversión superior a los 90 millones de pesos, que mejoran la calidad de vida de los habitantes de la zona, jerarquizan y transforman la postal urbana, mejoran el tránsito vehicular, la seguridad vial y el funcionamiento de los drenajes pluviales.

La intervención integral en Blas Parera se extiende desde la Circunvalación hasta avenida Almafuerte –a lo largo de 2.800 metros–, mientras que Don Bosco abarca desde Circunvalación hasta avenida Ramírez –totalizan unos 3.000 metros–.