Intervenciones, modificaciones y planes para mejorar avenida Ramírez

Los trabajos en la principal conexión troncal que une al norte y al sur de la ciudad están contemplados en un proyecto para beneficiar tanto la adecuada circulación vehicular, como la seguridad de los peatones. 



En la actualidad se retiran las punteras, habrá nuevas sendas peatonales y se definen otras medidas de tránsito, entre ellas las estrategias para evitar el cruce de peatones por mitad de cuadra.

Por el fenómeno meteorológico sucedido días atrás que tuvo un gravísimo impacto en Paraná, la cuadrilla municipal específicamente destinada a intervenir en el mejoramiento de avenida Francisco Ramírez, está participando del amplio operativo de acciones públicas con el propósito de recuperar y normalizar la situación en espacios públicos, y en barrios y viviendas damnificadas. 

En la medida que se vaya avanzando en ese objetivo, que demandará unos días más, los operarios volverán a intervenir en avenida Ramírez, donde en una primera etapa se trabaja en la remoción de las polémicas punteras instaladas en todas las esquinas. 

Tras el diagnóstico del área de Infraestructura Urbana de la Municipalidad acerca de la mala ubicación de estos bloques de cemento, que impedían a los vehículos realizar los radios de giro adecuados para ingresar desde calles aledañas hacia la avenida, comenzaron los trabajos de remoción y retiro de esas estructuras, y la concreción de una nueva senda peatonal, ahora ubicada después de la columna de alumbrado público. 

Los trabajos comenzaron días atrás en las tres intersecciones de calles de avenida Ramírez con más colisiones en los últimos dos años: en 25 de Mayo; en Almirante Brown y en General Justo José de Urquiza. 

El subsecretario de Infraestructura del gobierno municipal Eduardo López Segura explicó que las correcciones en marcha estarán complementadas con nuevas terminaciones en el cantero central y la colocación de elementos refractarios. 

En ese sentido, especificó que la labor abarcará todo el tramo de la avenida Ramírez, donde están colocadas más de 30 estructuras de este tipo. Se extiende entre Antonio Crespo-Laurencena, hasta Salvador Maciá-General Racedo. 

Si bien el ritmo de trabajos dependerá de los avances en materia de recuperación de la ciudad tras el devastador temporal, se estima que tras retomarse la tarea, en unos 15 días estarán concluidas las nuevas sendas peatonales en las primeras tres esquinas, y hacia mediados de año podría estar concluida toda la avenida. 

De todos modos, en las próximas semanas se dispondrán nuevas medidas de tránsito en la ciudad, y en particular se evalúan estrategias para impedir que los peatones crucen por cualquier sector de la avenida –por la mitad de la cuadra, por ejemplo–, lo que constituye un serio riesgo para su seguridad.