Proyecta instalar un puerto de salida a la hidrovía en la zona de Diamante

Un ambicioso proyecto para la instalación de un puerto en la zona de Diamante, en principio para la salida del biodiesel a través de la hidrovía Paraná-Paraguay, fue presentado al gobernador Gustavo Bordet por un empresario de la firma Nutrioil Bolivia, junto al Grupo Bolzán.

Todavía se está analizando el lugar exacto para su instalación, pero sería al sur de Diamante, y se calcula en 18 meses el tiempo para ponerlo operativo. De acuerdo a las estimaciones de los empresarios, la proyección de  inversión para los próximos 10 o 12 años ronda los 600 millones de dólares.
El mandatario, junto con el secretario de Producción, Álvaro Gabás, recibió este martes al responsable de Nutrioil Bolivia, Sergio Cuffini, y al referente del Grupo Bolzán, Héctor Bolzán, quienes lo pusieron al tanto de la iniciativa.
Gabás explicó que "en función de la idea del gobernador de agregarle valor a la economía entrerriana y mejorar los proceso productivos, se interesó en este proyecto de mediano plazo surgido del Grupo Bolzán y su socio boliviano, de una inversión en la zona de Diamante. La idea del encuentro fue analizar la prefactibilidad de un puerto privado para tener una zona industrial y poder a partir de ahí canalizar la logística industrial y agroindustrial, en este caso con el biodiesel, que en la provincia está dentro del marco de un proceso energético de energías renovables”.
Por su parte, el empresario boliviano indicó que "la actividad principal de la firma Nutrioil es la soja; hacemos crushing y luego bidiesel, pero nos hemos encontrado todos los usuarios de la hidrovía con que faltan puertos”.
“La idea es desarrollar un puerto y hemos elegido a Entre Ríos porque creemos que tiene un gran potencial para seguir creciendo en lo que es la soja y, a través de ella, después vienen las plantas de crush y luego las de biodiesel. Así seguimos generando alimento al mundo, pero hay que darle salida, hay que darle logística, y eso es lo que estamos buscando", precisó.
Cuffini dijo que "el gobernador se mostró muy interesado en el proyecto, por lo que tenemos agrandes expectativas; estamos armando una agenda de trabajo y en los próximos días no juntaremos para ver cómo se sigue".
Indicó que "aún no se ha determinado con exactitud la ubicación de la terminal portuaria, pero estamos hablando de algún lugar al sur de la ciudad de Diamante, tratando de sacarlo de las zonas pobladas porque son infraestructuras muy grandes, con demasiado movimiento".
El empresario indicó que "en principio lo hemos planteado como una inversión privada, pero estamos abiertos a lo que la provincia quiera y a tratar de hacer las cosas juntos".
Destacó luego que "este emprendimiento demandará aproximadamente en los primeros 10 años un empleo directo de unas 500 personas, entre construcción y gente estable trabajando en el mismo puerto".
Asimismo, describió que “en los primeros 18 meses de la construcción empezaría a funcionar y aproximadamente en dos años estaría cumplida la primera etapa. De ahí en más acompañará el crecimiento que la misma provincia va a tener al contar con otra salida para la producción. A ese crecimiento hay que acompañarlo, ya que se sumarán plantas de crushing y de biodiesel. Estimamos una inversión cuya proyección hoy ronda los 600 millones de dólares en unos 10 o 12 años”.
A su turno, Héctor Bolzán, responsable de la firma ubicada en Aldea María Luisa, en cercanías de Paraná, comentó que recibió del empresario boliviano este proyecto que "nos pareció muy importante para la provincia porque puertos en el río Paraná, de este lado, prácticamente no tenemos; creemos que va a ser importantísimo para poder sacar la mercadería de la provincia; se van a generar puestos de trabajo y, al instalarse un polo tan importante como es un puerto, creemos que va a traer muchos beneficios para la provincia y para las empresas entrerrianas ya que nosotros estaremos sacando biodiesel de ese puerto, más allá de todo el cereal que pueda salir".
En cuanto al tiempo que demandaría este puerto, detalló que “una vez que se consigan las habilitaciones y el lugar, creemos que es una inversión a realizarse en dos años la primera etapa, porque después vendrá otra etapa de inversiones”.
Sobre las características de la estación portuaria, consideró que "lo importante es la ubicación, que se está decidiendo en este momento, y la estimación es que se puedan sacar buques de 35 o 40.000 toneladas para ponernos a la par de lo que es Rosario. Podríamos estar sacando la misma mercadería que saca Timbúes en este momento”.
En relación a la producción que podría salir por esa terminal, señaló que “de Entre Ríos serían unas 70.000 toneladas, pero en esta primera etapa el flujo fuerte sería de la empresa boliviana que ya están manejando las hidrovías con containers y que vendrían directamente a salir por este puerto”.