30 años sin El Pequeño Meón...

Entre las pérdidas más lamentadas por los paranaenses, se cuenta la de la escultura “Le petit pissant”, robada de la placita situada frente a la sede costera del Club Estudiantes. 



El pequeño meón es un clásico de la escultura. De hecho, nuestro petit pissant está inspirado en el original, esculpido en 1643 y ubicado en Bruselas, donde aparece un tanto más desfachatado en su tarea de arrojar agua. Se le llaman allí Mannenken pis y es objeto de culto urbano.

Cuando el vecino paranaense Luis Cano donó en 1938 la obra a la Municipalidad de Paraná no sólo que no imaginó el triste final de la escultura, sino que soñó que fuera la simpática escultura el palladium de la ciudad. Algo más que un objeto que se roba y que nunca más se recupera.

“Por los antecedentes históricos de la escultura y por su originalidad y belleza he obtenido la copia que ofrezco, en la convicción de que con ella la Municipalidad aumentará el embellecimiento del Parque Urquiza”, escribió Cano en la nota que entregó a la autoridad pública ciudadana junto con la bella obra de arte. 

Le Petit Pissant original en Bruselas
“Le petit pissant” era de bronce, medía 92 centímetros y, según una publicación de la década del 30 pesaba 200 kilogramos. De ser así, robarla no habrá sido tarea fácil. ¿Estará en alguna colección privada? ¿Habrá sido fundida para venderla como metal? La pieza desapareció a finales de 1988, y todavía se la recuerda.

(Fuente Jorge Riani - Fotografía de El Diario)