Mercado Sur: la obra se encuentra en un 50 por ciento de ejecución

Los trabajos apuntan a recuperar un edificio que se caracteriza por una rica arquitectura, permitiendo rescatar su nave principal para albergar la ubicación de puestos comerciales.

La historia de una ciudad la relatan, en lo cotidiano, sus edificios. Aquellos inmuebles que sobrevivieron al paso del tiempo y guardan un estrecho vínculo con momentos importantes en el transcurrir de la vida institucional de Paraná. Y en este contexto, las obras para resguardar este patrimonio, imprimiéndole funcionalidad a sus espacios, permite a las nuevas generaciones conocer sus raíces. Los trabajos para la puesta en valor del edificio del Mercado Sur, en la tradicional esquina de calles Villaguay y Presidente Perón, se constituyen en un ejemplo.

Los trabajos apuntan a recuperar un edificio que se caracteriza por una rica arquitectura, permitiendo rescatar su nave principal para albergar la ubicación de puestos comerciales. La obra se encuentra a mitad de construcción -un 53 por ciento de avance- con una inversión del orden de los $ 3.886.606,26. Las tareas están a cargo de la empresa D&C Construcciones SRL.

La funcionalidad que se instaura a este edificio histórico (obra proyectada por el Municipio en el año 1933), no sólo permitirá restituir a la ciudad la presencia de los tradicionales mercados, sino que genera al mismo tiempo, un beneficio extra de reactivación de la producción local. Un aspecto de sumo interés para la actual gestión de gobierno.

Desde el área de Diseño Urbano Arquitectónico se aclaró que se han registrado algunas demoras en el inicio de obra, debido a que en ese ámbito se encontraba funcionando la dirección de Suministros de la municipalidad.



Estado del edificio e intervenciones requeridas


En una primera instancia, el edificio requirió una intervención integral, no sólo en su parte edilicia, sino en relación a su uso o su función actual, caracterizada por dos tipos de usos diferenciados: comercial y administrativo municipal.

Complementariamente, los relevamientos realizados determinaron intervenciones para dar respuestas a problemas técnicos-edilicios (humedad, deterioro de capas aisladoras, falta de mantenimiento, materiales que no permiten un adecuado escurrimiento de las aguas de lluvia, desprendimientos en revoques, cielorrasos, oxidación de perfiles, entre otros). Además se detectó la presencia de carteles que contaminan la fachada así como unidades de climatización, donde el rescate de su arquitectura es uno de los propósitos.

Aspectos a los que se sumaron además, inundación de los sótanos debido a la presencia de agua de las napas, y algunas obstrucciones observadas con mampostería y carpinterías agregadas para las oficinas de uso administrativo.

Este cuadro de situación, determina la intervención de los aspectos enunciados. Reacondicionamiento de ingresos, restauración de la fachada con el retiro de los elementos que provocan una obstaculización visual, incluyendo tareas de lavado suave y repintado completo para procurar unidad del conjunto. También el retiro y colocación de pisos nuevos en la nave central e ingresos. El tratamiento de los cielorrasos y perfiles.

En tanto, el proyecto incluye la construcción de nuevas escaleras y rampas de acceso; de un baño público para ambos sexos y personas con discapacidades. El acondicionamiento para la instalación de los futuros puestos comerciales y la reparación de baños existentes.



Antecedentes del edificio y características arquitectónicas


Se trata de un edificio que fue proyectado en 1933 por la sección de Arquitectura del Departamento de Obras Públicas de la Municipalidad de Paraná. El terreno donde se levantó el mercado - calles Presidente Perón y Villaguay- fue donado por el vecino Faustino C. Solari. Durante años cumplió un rol importante como mercado, abasteciendo a los vecinos de la zona. Esta función la cumplió por décadas hasta su cierre y destino como edificio para el funcionamiento de oficinas municipales.

El edificio se plantea con una tira de locales dispuestos hacia la calle que a manera de "L" rodean la nave central en doble altura con cubierta liviana sobre cabriadas metálicas y una gran lucarna (tragaluz) en el centro que aporta luz cenital. Un sector de subsuelo hacia la esquina que se destina a depósitos de los locales.

La fachada de lenguaje art decó. Y el ingreso principal dispuesto de manera central sobre la fachada de calle Villaguay es realzado por un cuerpo de mayor altura, debido a la incorporación de un entrepiso destinado a la administración. Se plantean además ingresos independientes a cada uno de los locales, siendo el situado en la ochava de mayor importancia, mostrando un motivo ornamental en relieve del escudo municipal.